más    
 
Viernes 19 de Diciembre
Edición:
GLOBAL

Cambiar
Paralelo32.com.ar | El semanario de la región
Entre Ríos, Argentina
                Seguinos
 
Mangrullo

18 de Diciembre de 2014

Mangrullo 13 diciembre 2014

Por Egidio Luis Jacobi


  Compartir        Imprimir       Enviar Tamaño de letra    


Cuando Aurelio dijo basta       

** Pasaba por la ruta un colectivo que daba más para la chacarita que para las exigencias del camino. Resoplaba cargado de muchachos muy animados, sedientos del aire exterior que suplía agónicamente la falta de aire acondicionado. Coreaban algo así como “los vamo’a reventar” (¿irían a un cumpleaños a pinchar piñatas?). Las banderas rojas que agitaban con la inscripción “Chorretti 2015” son un dato insuficiente para conjeturar adónde iban o venían a las cinco de la tarde, que tampoco es horario de ingreso o egreso laboral.

** A la izquierda de la ruta, apenas superando el sorgo de Alepo y el alambrado, marchaba Aurelio, jadeante, en su tractor modelo 94 desesperadamente ventilado, por la misma razón. Trabajando para un tercero con su hileradora de arrastre, cortaba la alfalfa que se vino linda con estas lluvias y el calorcito. Desde el asfalto caliente le gritaron de todo al laburante. De todo le gritaron. Desde gringo pelot… hasta “¡laburá gil, esclavacho, que alguien tiene que mover la rueda!”

** Aurelio no es hombre de andar con abogados, más bien que no sabe ni cómo tratarlos, pero se animó al día siguiente porque conoce al hijo de un chacarero amigo, recién recibido. Herido en su fueron íntimo; psicológicamente devastado; como alcanzó a tomarle el número de matrícula al colectivo se fue a preguntar si podía iniciar una demanda por discriminación. Lo de esclavacho quizás no estaría contemplado por el digesto de los Derechos Humanos, pero lo de gringo pelotudo, forro, isoca (anda escarbando tierra), le parecía francamente discriminatorio y fue en busca de un resarcimiento moral.

** Muy amable el muchacho, lo escuchó con atención, y atento a la voluntad de Aurelio de vengarse de esos vándalos que lo discriminaron, el joven abogado le hizo entender que a él, por ser un laburante, prestador de servicios básicos para el campo o la ciudad, o lo que fuera dentro del paradigma tradicional, se le puede decir o gritar cualquier cosa y no hay ley que lo ampare. Al contrario, debería estar agradecido si no lo matan o le roban.

** “¡Entonces para qué seguir empujando la rueda como un gil; basta; consígame un subsidio y me retiro!, ¡que empujen otros!”, reaccionó el hombre.

Eso puede ser más sencillo, respondió calmadamente el abogado. Vayamos al grano, tengo que hacerle algunas preguntas para ver cómo encuadrar su solicitud de subsidio, y le pido por favor que no me ande con rodeos, solo respóndame por sí o por no. ¿Tá?

- ¡Tá! Aceptó Aurelio. –y comenzaron las preguntas-

 

Buscando el encuadre             

** -- ¿Usted suele salir a la calle travestido?

-- El hombre se puso como morado pero recordó la recomendación y solo respondió lacónicamente ‘no’.

-- ¿tiene familiares desaparecidos durante la dictadura?

_A Dios gracias ninguno.

-- ¿Tiene alguna chance de ir en cana por motochorro, ladrón, abusador…?

_¡Dios me guarde! No, ni moto tengo.

-- ¿Milita en la Cámpora…?

_No

 

** -- ¿Está fuera del sistema?

_¿Qué?

-- Si no figura en los registros laborales y además tiene familia numerosa.

_Tampoco. Mujer, tres gurises y monotributista con todo al día.

-- ¡Pucha, es todo tan normal en usted! Aunque más no sea ¿tiene edad jubilatoria y le faltan como veinte años de aportes?

_Me faltan cinco años para la edad jubilatoria y hace 38 años que aporto.

** -- El abogado siguió pensando y sin entusiasmo alguno continuó el interrogatorio: ¿Estuvo bajo bandera y acuartelado durante la Guerra de Malvinas?

_Nunca. Ya tenía 28 en esa época.

 

Aurelio está contra las cuerdas                       

** -- Y bueno, amigo, milagros no puedo hacer, usted no colabora. Lo único que hizo en su vida fue laburar y pagar lo que hay que pagar, y eso no ayuda amigo. Los subsidios, pensiones graciables e indemnizaciones no son para usted, tendrá que seguir de isoca cinco años más y quizás esperar otro más para que le paguen una jubilación mínima, ¡pero no es tan mala, eh! ¡No se me desanime! ¡Vamoooos! Cinco o seis años pasan volando, y después… con alguna changuita más que se haga mientras descansa… si sale a pintar paredes… puede llegar a ganar lo mismo que un preso, pero gozando de ese valor que ni el oro lo paga: la libertad. ¿¡Se da cuenta don Aurelio!!!? Podrán gritarle que es un gringo gil, pero a la libertad nadie se la puede quitar.

** _Gracias doctorcito, me voy contento, me hizo bien su reflexión y a la vez me confundió, hay algo que no me cierra.

-- Si le puedo responder, cuente con un servidor.

_Los del colectivo, esos tipos tienen tanta libertad como yo, hasta para ofender. Y los dos malandras que apalearon y le robaron a mi vecino, un viejito jubilado, ¡son tan libres que llegaron, maltrataron, robaron y se fueron chiflando bajito!..

-- De eso se encargará la justicia don Aurelio. Vaya, vaya; de eso se encargará la justicia; usted siga haciendo girar la rueda y no pare nunca, que si nos afloja, esto se nos va todo al carajo.

 

El terrible 31                

** El 2014 se nos desgrana como alfajor de aserrín, pero no hay que bajar la guardia. Que la administración pública no trabaje durante un mes no significa que el año se acabó, que su motor se paró. Nada cambia si las casas de gobierno cierran por un mes, si no fuera porque quedan abiertas las legislaturas y esos chicos y chicas son terribles. Por esos días de 24 ó 31 el gran pueblo argentino salud no puede distraerse un segundo ni para ir a comprar rúcula y ananá. Aunque, pensándolo bien, bah, distráigase tranquilamente, si al fin de cuentas nada podrá hacer contra los que tienen el poder y lo abusan.

** En las sesiones extraordinarias de los 24 y 31 de diciembre por la noche, se demuestra que alguna reserva de pudor les queda a los diputados y senadores mayoritarios. Mire que durante el año no se les cae la cara aprobando cualquier ley inconstitucional que les tiran desde arriba para que hagan el mandado, pero… dejan para esos días del año -cuando el pueblo ya no controla- la aprobación de otros proyectos que les da vergüenza que se conozcan. Entonces los meten ahí, entre misa de Gallo y medianoche, y se publican en el boletín oficial durante los primeros días de enero cuando importa más el piletín del fondo de casa o el viajecito a una playa, que amargarse con lo inevitable.

** Llegan las dos últimas semanas del año y es como que reaccionan, despiertan de súbito, y arrepentidos por no parecerles suficientes los deberes realizados durante el año (alzar las manos en unanimidad, a carpeta cerrada y en “obediencia debida”), se desesperan por compensar los meses vacíos. Así las cosas, en una última sesión del año, cuando los creyentes están en la misa de gallo, ellos están entre gallos y medianoche.

 

¿Y qué pasa entre unos y otra?                      

** Ese día (o quizás un par de días antes) las legislaturas se convierten en una especie de pista de gimnasia artística; los del bloque mayoritario levantan y bajan la mano derecha unánimemente y al mismo ritmo. Es el día y la hora en que aprueban aceleradamente los proyectos que les da cosa aprobarlos cuando el pueblo está atento. Y como al día siguiente no se editan los diarios y después se forma como un clima de vacaciones y de no querer oír ni leer pálidas, todo pasa a legal.

** Algunos amigos legisladores, de por aquí o de más allá en Buenos Aires, se pondrán de mal humor al leer este comentario. Lo que no podrán hacer es desmentir la historia, porque llevamos décadas viendo estas cochinadas. Es tan cierto como que Carlos Menem asistió solo dos veces al Senado en todo el presente año, y solo le importa mantener la inmunidad parlamentaria hasta su muerte. Es el temor natural que asiste a los grandes ladrones.

Ningún presidente quiere exponerse al riesgo “damajuana” (cuando se le corta la manija la cazan del cogote). Necesitan una senaduría, un Parlasur… en fin, algo que los haga intocables para la justicia. Pero ¿para qué querría algo así Cristina, no?  Cuac, cuac…

** Pero volvamos al punto. Un 31 de diciembre te pueden aprobar proyectos como: una ley de impunidad perpetua; un suculento aumento de sus dietas; nombrarla a Milagro Sala como Jueza de la Suprema Corte en reemplazo de Fayt o Zaffaroni; ampliar a treinta años más las concesiones petroleras para los amigos de él o la que les ordena levantar las manos; o la explotación del oro; o quizás declarar que el yuan pasará a ser nuestra moneda de referencia. En esas fechas se atreven a aprobar plenos poderes a favor del presidente o del Ministro de Economía (lo cual es inconcebible en una democracia); u otorgarse facultades a sí mismos para legalizar las ilegalidades futuras.

** Insistimos, no es porque ese día pierdan la vergüenza, sino que es el único día que sienten vergüenza por lo que van a aprobar y se ocultan en una fecha que los hace invisibles, o un poco más de lo que ya son.

 

Hay equipo (y es alemán)  

** Daniel nos consulta por qué en la entrega anterior de El Mangrullo dijimos que el General Milani nos espía con tecnología alemana. Evitamos repetir temas en esta columna pero con gusto ampliamos aquel dato.

Según los diarios que para gusto de algunos no deberían existir para que no nos enteremos de estas cosas y vivamos más a lo Tarzán; un informe firmado por el ministro federal de Economía y Energía de Alemania, Rainer Sontowsky, señala que el gobierno de Angela Merkel le vendió a la Argentina equipos de tecnología dual por 1.183.000 euros en 2010, y por 169.357 euros en 2011. Se trata de equipos que se utilizan para interferir celulares y correos electrónicos.

** El documento alemán –sobre el cual el gobierno argentino nunca se pronunció– es una respuesta a un pedido de informes del Partido Verde de Alemania, que está preocupado por el uso de esas tecnologías por parte de los gobiernos para violar las libertades individuales y vigilar ilegalmente a los opositores, actividades de derechos humanos y periodistas. Esos equipos se hallarían bajo la autoridad de Milani, un militar que se hizo indispensable por ser un experto en espiar sin mover la libustrina, razón por la cual el gobierno de Cristina se lo tiene que digerir y protegerlo de las acusaciones por un pasado que falta aclarar ante la justicia.

** Chau, hasta la próxima. Viva don Aurelio y también los del colectivo. Ponga arbolitos, cintas de colores en los árboles, luces dicroicas, guirnaldas, muérdagos… Estas cosas no nos hacen más espirituales pero ¡cómo embellecen las ciudades y estimulan el buen humor de tutti cuanti!

Lo más leído Ver todas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player











quienes somos        contacto        publicitar        mapa del sitio

Crespo, Entre Ríos, Argentina
Copyright 2011 - Derechos reservados

noticias   policiales  |  sociales  |  política  |  crespo  |  región  |  deportes
ediciones   resúmen semanal  |  edición victoria-nogoyá
secciones   editorial  |  mangrullo  |  campo nuestro  |  nosotras
otros   clasificados  |  agenda de eventos