más    
 
Viernes 22 de Mayo
Edición:
GLOBAL

Cambiar
Paralelo32.com.ar | El semanario de la región
Entre Ríos, Argentina
        Seguinos
 
Mangrullo

20 de Mayo de 2015

Mangrullo sábado 18 de mayo 2015

Por Egidio Luis Jacobi


  Compartir        Imprimir       Enviar Tamaño de letra    


¡Hop, hop! Para arriba            

** Nuestra salud mental está a salvo. Cuando venía cayéndose a pedazos el plan presidencial ‘anti-silencio’, que promovía el baile, la alegría, el olvido y el no te metas, volvió Tinelli a la pantalla para ayudarnos a batir silencios molestos. ¡Púm para arriba! Vino a resolvernos la angustia post clásicos River-Boca, que nos dieron motivos para tirar algunas bombitas de estruendo pero no alcanzaron para rescatarnos de la influencia de los planetas más sórdidos del zodíaco (planeta Nisman, planeta Boudou, Planeta hoteles del sur, constelación de jueces a reemplazar, etc.).

** Otros planetas que al ingresar en Capricornio irritan al setenta por ciento del país, son, por ejemplo y entre muchos, el del “año ganado”. Se habló mucho de la década ganada por aquellos que sin mayores méritos –o con ellos- entraron a pastorear en los generosos alfalfares del poder público, pasando a cobrar suculentos sueldos y a gozar de privilegios de toda especie. Pero algunos se preguntaron ¿por qué esperar diez años? Kicillof es uno de ellos, según se publicó. Aparte del salario como Ministro de Economía de la Nación, cobra 400 mil pesos mensuales por integrar el directorio de YPF. Cinco millones extras (extras ¿eh?) por año. Son años como para lustrarlos y exhibirlos en una vitrina o un altar.

** Como de éstas nos enteramos todos los días, algo tenía que salvarnos de la demencia, ayudarnos a olvidar que en cuatro meses las cuadrillas de expertos y sabihondos todavía no saben decir si el Fiscal Nisman se suicidó o ‘lo suicidaron’, aunque parece que cuatro meses les bastaron para descubrir que el cadáver tiene un golpe en la cabeza y otro en una pierna, que no habían visto durante decenas de pericias anteriores. Así como estamos en Sojamarca, no nos extrañemos si los peritos culpan al programa Anteojos para Todos por haberse retrasado en llegar a Buenos Aires.

** Fuentes confidenciales nos informan que la policía de Nueva York y la de Michigan están interesadas en contratar a estos forenses argentinos, que les estarían haciendo falta, porque ellos tienen cada vez más dificultades para ocultar evidencias cuando garrotean a un niño negro.

Intrigas palaciegas     

** Algo nuevo había que inventar para que el perro se olvide de la pelota y juegue a caminar en dos patas. Entonces se hizo un lanzamiento ‘anibalístico’ magistral: el quilombete con Lorenzetti y con Fayt, el ministro de la Corte Suprema, de 97 años de edad.

Primero fue con el Presidente de esa Corte, Dr. Ricardo Lorenzetti, a quien según los fabricantes de intrigas, el ‘camporismo’ quiere fuera del cargo para ubicar a uno de sus muchachos, que se quemó las pestañas cierta vez con el encendedor al prender un pucho y estudió leyes por correo en las Academias Pitman. No será mucho, pero tiene 32 años (a ver si Fayt puede competir con eso).

** Mucho han tenido que leer esta semana los que quisieron sacar algo en claro en aquel juego brutal y vergonzoso de tirar jueces por la ventana. Actualmente son 5 miembros y el gobierno quiere formar una Corte de 5 y medio (cinco jueces medio kirchneristas).

Por supuesto, ambos batallones en pugna esgrimen muy buenos argumentos, y como los de a pié no tenemos cómo chequear quién de cada lado tiene razón y quién macanea, nos guiamos con la lógica del carbonero: Si el ladrón quiere echar al juez de su juzgado e instalar allí a un amigo, no le vamos a errar si nos ponemos del lado del juez.

El testimonio librero  

** No es que tengamos que evadirnos de la irracionalidad y el odio con que se ha contaminado el aire argentino, que no nos debe ser indiferente sino que demanda de todos nosotros un esfuerzo por vencerlo; se lo vence con más pasión por la vida y la verdad. Pero las horas de la noche, el retorno al sosiego, la vuelta al refugio, forma un espacio en cierto modo curativo, donde el ser humano busca deshacerse de todo veneno con el que se sintió fumigado durante el día.

** El proceso de purificación tiene mil formas. Distraerse con buena música, lectura, conversación, fútbol, sangüiches o shows televisivos, son algunas opciones. Esa búsqueda es la que Tinelli explota muy bien. Por eso y porque invierte millones en la producción de su programa, tiene éxito. A muchos nos parecen insoportables sus gestos demasiado previsibles, su pasión por estimular peleas, sus puestas en escena demasiado prostibularias, el abuso que hace del tiempo, la exaltación de la estupidez tratando de venderla como humor; pero eso no es problema porque se arregla con el control remoto. Show Match sirve para ablandar la realidad.

** En este país sagrado donde vive poca gente, hace fuerza el más cobarde y se hace encima el más valiente, la mentira, el robo y la corrupción no tienen castigo. Hay que reconocerle sin embargo un lado positivo y es que promueve asombrosamente la cultura del libro. Es increíble la cantidad de libros que se publican dejando impresos en letras de molde innumerables casos de enriquecimiento ilícito, mafias y matufias.

** Pero no hay más que eso, una pila de libros que leen unos cien mil argentinos, frente a los discursos por cadena nacional que ven y escuchan diez millones, que hablan de otra Argentina y hasta se pierden en chicanas vulgares e innecesarias, como recriminarle a Buzzi haber retirado las migajas que le correspondieron como productor de trigo (12 mil pesos), siendo que a lo largo del año ya le chuparon medio millón de pesos en impuestos y retenciones.

Es de mal gusto meter esa clase de chicanas por una cadena nacional, a alguien que luego no podrá defenderse por la misma cadena de medios.

Pisando almácigos I   

** Otra discusión que crece entre los argentinos es la de los comerciantes extranjeros (naturalizados argentinos en su mayoría) que vienen a colonizar con otra modalidad comercial. Lo hicieron en toda América y lo seguirán haciendo. Es muy curioso, un altísimo porcentaje de lo que nos llevamos a casa desde los comercios tradicionales al volver de compras, es de industria china. Ya nos pasó con la política de Carlos Saúl Mendez & Cavallo, que de esa forma acabó con la industria nacional. Pero si el ser argentino puede pagar un mango menos, poco le importa que un millón de compatriotas se quede sin trabajo, mientras el cartero no llame a su puerta, porque recién entonces se preguntará por qué pasa lo que pasa.

** -- Qué opina usted, don Leoncio, sobre los chinos, coreanos, bolivianos o peruanos que se están radicando en todos los pueblos de nuestro país para practicar el comercio a su manera y se multiplican como hongos. Hay cierta hostilidad hacia ellos, aunque las opiniones están divididas.

_Opino que se repite la historia. ¿O usted cree que cuando vinieron de Europa sus bisabuelos y los míos fueron recibidos con batucadas y pasacalles?

** -- ¿También había xenofobia?

_Esa es una palabra que no era conocida y hoy es muy manipulable. Siempre hubo recelos, pero no creo que nadie rechace a nadie por su nacionalidad, salvo en los países enfrentados por guerras. Piense un poco, usted se cruza en la calle con un extranjero, o viene a vivir como vecino suyo, quizás le parece simpático o indiferente, hasta que se entera que el tipo está pisando en su almácigo, y ahí empieza a verlo de otra forma.

Las moscas también se equivocan    

** -- ¿Usted no cree que seamos una sociedad demasiado prejuiciosa?

_Claro que sí, pero con esta gente que está viniendo no hay una cuestión de antipatías sino de intereses. Y cuando alguien anda pisando callos da igual si es tucumano, pampeano, o boliviano; el problema es que me está pisando el callo, ¿me entiende?

-- Se ha dicho que hay una política de Estado no declarada, que la inició Guillermo Moreno, de darle vía libre a este tipo de comercio, así como a miles de talleres clandestinos, para regular precios.

** _De eso no me pregunte, no estoy al tanto, y además se dicen tantas cosas. Pero vea, esto es como Tinelli, perdone la comparancia; están los críticos que no soportan que por momentos el programa se vuelva pornográfico, pero si el pueblo le da 30 puntos de rating (representa 944.000 hogares bonaerenses donde se lo está mirando), el pueblo tiene razón.

-- Su razonamiento es cuestionable, pero lo respeto. Es como suponer que si un millón de moscas se juntan donde hay inmundicia, un millón de moscas no se pueden equivocar. Pero dejémoslo en paz a Tinelli y volvamos a la nueva colonización de comerciantes.

Pisando almácigos II             

** _Ya se lo dije, la historia es parecida. En mi familia se comentaba que hubo mucha bronca con el gobierno de Avellaneda, porque les facilitaba las cosas a los inmigrantes. A los que se radicaban en el campo les daba la posibilidad de comprar a largo plazo y hasta les entregaban el primer arado, y en las ciudades, los que bajaban de los barcos aumentaban la oferta de mano de obra. Si usted era albañil o estibador en el puerto, los odiaba, porque venían a ocuparle el lugar y por desesperación estaban dispuestos a trabajar más horas y por un plato de lentejas. Si usted tenía una empresa de construcciones, se fregaba las manos. ¿Entiende cómo funciona?

** -- Entiendo. Creo que nuestros abuelos inmigrantes fueron recelados, subestimados y burlados durante mínimo un siglo.

_No todos lo pasaron igual. Por ejemplo los japoneses vinieron al país y acabaron con los tintoreros nativos. Vino uno de ellos en 1912, vio que aquí el negocio era bueno, no requería mucha inversión ni mucha conversación (bastaba entenderse por señas), y después por el boca a boca vinieron de a miles, sobre todo después de la guerra. Fueron solidarios, los inmigrantes eran recibidos por un paisano que les enseñaba el oficio y después abrían negocio propio. Dormían y comían entre los sacos, trajes y máquinas de planchar. No había cómo competir con ellos. Solo trabajaban. 

** -- Ahora están cerrando en Buenos Aires porque una ley les prohíbe el uso de solventes derivados del petróleo, y favorece a las tecnologías más limpias; digamos a las grandes cadenas de tintorerías. Y vuelta con lo mismo; los argentino-japoneses dicen que hay un negociado detrás de eso; pero los ecologistas creen que está bien. Hagas lo que hagas, siempre tendrás opiniones a favor y en contra. ¿Qué opinión le merece esto a usted, don Leoncio?

_Me extraña araña que sin tener ojo ni pestaña tenga lagaña.


Lo más leído Ver todas









quienes somos        contacto        publicitar        mapa del sitio

Crespo, Entre Ríos, Argentina
Copyright 2011 - Derechos reservados

noticias   policiales  |  sociales  |  política  |  crespo  |  región  |  deportes
ediciones   resúmen semanal  |  edición victoria-nogoyá
secciones   editorial  |  mangrullo  |  campo nuestro  |  nosotras
otros   clasificados  |  agenda de eventos