más    
 
Jueves 02 de Julio
Edición:
GLOBAL

Cambiar
Paralelo32.com.ar | El semanario de la región
Entre Ríos, Argentina
        Seguinos
 
Mangrullo

25 de Junio de 2015

Mangrullo 20 junio 2015

Por Egidio Luis Jacobi


  Compartir        Imprimir       Enviar Tamaño de letra    


El optimismo de Don Leoncio 

 

** Cuando el mundo político está susceptible, quien tira una bombucha puede caer rápidamente en la categoría Ben Laden si lo juzgan los políticos en carrera. Para peor una carrera en la que no van livianos de ropa, llevan una especie de coraza, yelmo, lanzas, flechas, espadas, alfileres para pinchar nalgas, y lo que ya no puede faltar más en el folclore nacional: el gas pimienta y el Trapac.

Estando así las cosas, más vale invitarlo a don Leoncio.

 

** -- ¿Y qué me dice don Leoncio de estos candidatos de una campaña que todavía no empezó pero muchos ya llevan gastado decenas de millones de pesos sin que la Afip les revise los libros contables? Además, ya no se sabe quién es quién, no hay color ni ideología sino objetivos, y esos objetivos no son otra cosa que manotear una porción…

_L: ….¡Epa, epa, epa! Esas son muchas preguntas. Hágamelas de a una…

 

** -- Tiene razón, pero esa es la dinámica de la competencia preelectoral en estos días, donde las novedades más sorprendentes y contradictorias nos caen como sopapo de loco. Mañana nos dicen que el líder trokista va como diputado en una lista de la Sociedad Rural y ya no queda capacidad para asombrarse. ¿Cómo lo ve al berenjenal político por estos días?

 

** _L: Lo veo bien, creo que al final caló hondo en los corazones aquel clamor de Luis D’Elía, ¿se acuerda? ¡Amor, amor, amor, amoooorrr!

-- Si, de eso me acuerdo. Como el piquetero y alcahuete de Irán había quedado para siempre pegado a aquella desafortunada frase ‘¡Los odio, los odio!’, sus asesores de imagen le aconsejaron revertir ese estereotipo que le había quedado como un estigma. El odio al prójimo le quedó como pintado en la cara. Entonces se mandó un show en un programa pidiendo amor a los gritos, y chau pinela. Desde ahí los humoristas lo cargan con el amor, ya no con el odio. Pero… ¡¿qué tendrá que ver con mi pregunta?!

 

** _L: Si señor, tiene que ver. Yo veo que ganó el amor y todos unidos triunfaremos…

-- Es una ingenuidad lo suyo. A mí me gustaría ver la otra parte, cuando haya que cantar “y como siempre daremos…”, porque a unos le va a salir Perón, a otros Yrigoyen, a otros Oscar Allende, a otros la República, a otros “un grito desaforado…viva el mercado, viva el mercado”.

 

El gran desbande              

 

_L: Usted mismo lo dijo; peronista al que no le dan cabida en los alfalfares del kirchnerismo, corta el alambre y se pasa al radicalismo, radical que no puede morder gramilla alta y tierna en su partido, se va al kirchnerismo. El ARI con el Pro; el Pro con sus ex detractores peronistas de Córdoba… ¿quiere que siga?

 

** --Nos faltó decir que muchos de los que se habían ido de los tormentosos alfalfares de los K y se juntaron con Massa acusando a sus patrones anteriores de chorros y corruptos. Cuando vieron que a Massa le fallaban los flapers de las alas y perdía altura, regresaron con los K, y no porque éstos se hubieran arrepentido de algo. Otros se refugiaron bajo el poncho de algún padre protector.

 

** _L: Voy a porfiar, se cerró la famosa grieta de la que tanto se hablaba, eso se ve en que hoy nadie le hace asco a nadie?

 

** -- ¿Y usted sigue creyendo que los une el amor? No me gustan las frases trilladas pero creo que no los une el amor sino el espanto.

 

_L: Su problema es que se niega a creer que a nuestra Sojamarca le llegó la onda “ñu hafe”…, ¿vio esa cosa que dicen que este siglo será el de la paz y el amor?, bueno, ahí los tiene, antes ni se saludaban y ahora se quieren tanto que uno de ellos levanta el teléfono, llama a un contrera y lo invita a formar parte de su lista; venite por acá y arreglamos; y el otro, lejos de hacerle asco, le cae en la casa con el postre y la botella de vino. Hay amor, no hay más odio.

 

** --Me parece una mirada muy ingenua la suya. Mire que algunos se tapan la nariz para saltar el cerco y meterse a jugar en la cancha del club rival, pero falta ver cómo termina la historia. Si de Borocotó no se habla más es porque quedó convertido en un bebé de pecho. Acá el único código existente es el código Morse, lo entienden unos pocos, pero cuando el gran pueblo argentino salud quiere entender solo recibe un “tac-tac-biiip, tac-tac”.

 

La honradez cotiza en Bolsa     

 

** _L: Vea mangrullero, usted me conoce, soy de la época en que la birome era una modernidad. De cuando los juguetes se empujaban o se los tiraba con una piola, pero no había que enchufarlos. ¡Ni el posavasos se había inventado cuando teníamos quince años! ¿Sabe lo que es un posavasos?

 

** -- ¡¿Pero cómo no voy a saber lo que es un posavasos, hombre?!

 

_L: Bueno, dichoso de usted. Yo me acuerdo que la primera vez que el mozo nos sirvió una cerveza dejándonos en la mesa unos cartoncitos redondos a cada uno con la marca Quilmes, nosotros los usamos de tapavasos, para que no cayeran las moscas adentro.

-- Espere un poco. ¿A qué viene todo este preámbulo histórico?

_L: Bueno, si usted me interrumpe… Por aquellos años no teníamos “Guasap” para entendernos con las chicas, pero nos arreglábamos bien con el guiño de ojo, ¿me entiende?

 

** -- No. Sigo sin entenderlo.

_L: Es para divertir a los amigos y amigas que esperan mi intervención en esta columna, no se ponga celoso. Ahora voy al punto. Un Presidente de la Nación vendió su auto para sufragar la enfermedad de su mujer, porque le parecía una inmoralidad usar los fondos reservados de presidencia para esos menesteres. Como el viejo doctor no lo dijo por la cadena nacional, tuvimos que esperar añares para enterarnos de eso y mucho más. Para sus adversarios políticos ese hombre era un enemigo a voltear.

 

** -- ¿Sería un mal ejemplo, quizás?

_L: No sé, pero véalo así: En una playa desnudista, nadie le hace cargos a alguien por estar flojo de pilchas. Con un gobierno donde la corrupción es moneda corriente, pasa lo mismo. Se naturaliza. Y aquel Presidente estaba mal acostumbrando a la gente. Décadas más tarde nos enteramos que murió pobre, y nos pareció normal porque después de todo hasta Manuel Belgrano murió en la miseria.

 

** _L: Una última pregunta y sigo por esta vereda de la vida. ¿Quién es Zannini?

-- Zannini es Cristina. No funciona el uno sin el otro. Ahora es candidato a Vice de Scioli, puesto por Cristina.

_L: ¿Eso es bueno o malo?

-- Es una fiesta de alegría para los kirchneristas, es una sirena de alarma para los no kirchneristas y peor aún para los anti.

 

Ya no da criollos el tiempo                     

 

** En el país de la carne y el asado en cada patio y jardín de nuestro extenso territorio, el equipo que fue a competir a Suecia para sacar chapa de campeón de asadores salió último. Ni segundo, ni tercero. ¡Ultimo!

Fueron chicas y chicos de la Capital Federal, no se sabe elegidos por quién para representarnos, colocándose en el puesto 53 entre 53 competidores. ¿Adivine quién salió campeón?: Inglaterra.

 

** Se presentaron como el grupo “Fuegos de Oktubre”, integrado por siete personas, de las cuales cinco eran mujeres y una de ellas vegana, para competir en el Mundial del Asado que concluyó en Gotemburgo. El problema, según explican ellos, fue que en ese mundial se obliga a los competidores a asar en chulengos (parrilla estilo tambor) y el grupo, encabezado por Marcela Garavano, quería hacer el fuego en el piso, y así lo hicieron.

 

** “Frente a este dilema decidimos entonces hacer la nuestra, un asado a la Argentina, aunque implicara dejar de lado la competencia y las aspiraciones por ganar", explicaron a su regreso al país, jactándose de no haber renunciado a la costumbre argentina de asar la carne. "Ni salsa barbacoa, ni chulengo. Un zarpado chimichurri, y fuego ardiendo en el piso para arrebatarle un poco el frío a este rincón del norte de Europa”, dijeron.

 

** Uno se pregunta ¿para qué viajaron si el reglamento sueco era claro en cuanto a que el asado se haría en chulengos y asándolo durante diez horas?

Cuando uno bien lo mira; igual en esta actuación quedó bien clara para todos los participantes la característica que mejor nos define a los argentinos: Contravenir a las reglas. En eso somos expertos.

Estos hicieron algo así como viajar a Inglaterra donde los vehículos marchan por la izquierda de la ruta, hacerlo por la derecha y sacar una bandera argentina por la ventanilla gritando que estamos orgullosos de nuestra tradición de conducir de ese lado. Patrioterismo que le llaman.


La contracara       

 

** El cordobés radicado en Paraná, Pablo Gil, no fue tan gil como sus compatriotas del asado. Tiene una pizzería en la ciudad capital y fue invitado a competir nada menos que en Italia, donde se atuvo a las reglas de aquel concurso y se trajo el primer premio en la categoría pizza clásica, entre 500 competidores de todo el mundo, y 9º en acrobacia (hacer malabarismo con la masa) entre 120 participantes.

 

** Se mandó una de una ‘rúcula especial’: mozzarella de búfala, rúcula, provolone, jamón crudo y morrones. El tipo pudo haber dicho ¡naaaa, yo soy biennnnarrrggggentino! y allá no tenemos búfalos, así que me llevo una leche de vaca entrerriana, amaso, armo, después la cubro con la celeste y blanca y si al jurado no le gusta que me haga lo que las dos fans a la Mona Jimenez.

 

** Se llama “patrioterismo” al alarde excesivo de amor a la Patria. El patriotero siempre creerá que el resto de sus connacionales son pechofríos, porque el patrioterismo es una especie de fundamentalismo; te ven con una gorra “NY – New York” y te dan un sermón porque nadie como ellos aman tanto al país. Pero lo asocian con los símbolos que ellos elijen, y por lo general piensan que el que monta a caballo, por ejemplo, es más argentino que aquel que monta una bicicleta. Jamás olvidan prenderse una gran escarapela en el pecho en una fecha patria, pero con ella de testigo cruzan un semáforo en rojo o pasan a cobrar un salario como ñoqui de alguna repartición.

 

** Es difícil saber en qué punto se deja de ser patriota y se es patriotero. En principio se sabe que el patriota es una persona que ama a su patria y se esfuerza por lograr su bien, mientras que el patriotero es una persona que alardea excesiva e inoportunamente de patriotismo, pero si puede vivir a costilla de sus connacionales y aportar lo menos posible al conjunto, mejor.

No sabemos si es el caso de los asadores, pero que se ven muchos casos por aquí nadie lo duda.

 

Belgrano

 

** Se ha dicho, con justicia y sin subestimar la grandeza del General San Martín, que el General Belgrano es el verdadero Padre de la Patria. Fue una figura decisiva de la independencia, heroico militar, pero lo recordamos como creador de nuestra Enseña Patria, que no es poco, pero no lo único.

Gloria y honor a Don Manuel en este 20 de Junio.

Lo más leído Ver todas









quienes somos        contacto        publicitar        mapa del sitio

Crespo, Entre Ríos, Argentina
Copyright 2011 - Derechos reservados

noticias   policiales  |  sociales  |  política  |  crespo  |  región  |  deportes
ediciones   resúmen semanal  |  edición victoria-nogoyá
secciones   editorial  |  mangrullo  |  campo nuestro  |  nosotras
otros   clasificados  |  agenda de eventos