Viernes 01 de Julio
Edición:
GLOBAL

Cambiar
Paralelo32.com.ar | El semanario de la región
Entre Ríos, Argentina
        Seguinos
 
Mangrullo

28 de Junio de 2016

Mangrullo 25 de junio 2016

Por Egidio Luis Jacobi


  Compartir        Imprimir       Enviar Tamaño de letra    


El pinche pinchador de teléfonos                   

** “A ese chico yo lo oí crecer”, dijo un orejón de la Secretaría de Inteligencia de la Nación, y esa confesión es solo un testimonio más de lo que es el Estado.

Al relato lo escuchamos de boca de la titular del DICOM (Departamento de Interceptación y Captación de Comunicaciones), de la Procuración General de la Nación, Cristina Caamaño.

** La anécdota revela que cuando esta funcionaria (kirchnerista militante de la Agrupación Justicia Legítima) ocupó en junio 2015 el cargo de largo nombre que acabamos de citar, se encontró con una enorme cantidad de personas que estaban siendo escuchadas (espiadas), ya sea por orden de la procuración (Gils Carbó), de los jueces, y quien sabe por cuántos más, porque nadie controla a los que controlan. El bunker de pinchadores estaba copado por militantes, tal como se refleja en sus paredes cubiertas por imágenes de Néstor, Cristina, Hebe de Bonafini, y otros testimonios de militancia (nos basamos en una foto del diario Perfil).

** La cuestión es que Caamaño dijo durante una entrevista televisiva, que al revisar la nómina de personas con teléfonos pinchados preguntó por qué se lo escuchaba a un chico de 21 años. Entonces supo que el padre estaba siendo investigado a comienzos del presente siglo, y un juez ordenó pinchar también el celular de su hijo que entonces tenía 7 años, por si el viejo usaba ese teléfono para hablar. Pasó el tiempo, el chico ya tenía 21 años y nadie había dado la orden de cancelar la escucha.

** Cuando Caamaño quiso hablar con el juez que ordenó ese pinchazo, éste ya ni siquiera estaba en funciones. Ahí quedó el tema, pero uno se pregunta cuántas situaciones iguales habrá y cuánto dinero cuesta la ineptitud. Seguramente hubo 4 ó 5 empleados de la Side escuchando día y noche al pibe durante 14 años, por turnos, incluidos sábados y domingos. Todos con altos sueldos. ¿A quién le reportaban?

Multiplique esta burrada por la cantidad de miles que más le guste, pero no se quede pensando que estupideces como ésta son excepciones en el Estado.

Los unos y los otros                   

** Tras la disolución de la Side y la Creación de la AFI (la misma cosa pero con distinto olor), Cristina Kirchner puso las escuchas en manos de su tocaya Caamaño, ex fiscal que había ocupado el lugar del Fiscal Campagnoli cuando lo echaron –mal- por investigar a Lázaro Báez. Cuando Macri asumió la presidencia de la Nación pasó la decisión de las escuchas a la Corte Suprema, no sin el pataleo de Caamaño.

** Así es como se va escribiendo la historia. Un ex Ministro de Justicia que hizo grandes esfuerzos por ser honesto, Gustavo Beliz, dijo cierta vez: “esto es un nido de víboras”. Luego renunció y cuando mostró en televisión una foto del ex jefe de la SIDE, Jaime Stiuso, denunciándolo públicamente por irregularidades, tuvo que huir del país, se radicó en Washington y no pudo volver. Acá lo iban a poner preso por revelar la identidad de un miembro del servicio secreto.

** Pasaron diez años y Beliz regresó al país, en enero del presente año, cuando todos ya sabemos quien es “Carpetazo” Stiuso (un señor feo y peligroso porque conoce la vida y obra de todos los peces gordos). Beliz aguarda ahora que la Corte falle en la causa que enfrenta por violación a la Ley de Inteligencia.

Unos se exilian por haberse metido contra las mafias y otros lo hacen porque las mafias ya no necesitan de sus servicios. Menos mal que a estos últimos siempre hay alguien que les escupen el sandwichito en el avión.

La corrupción tiene futuro                    

** Si el Estado es un laberinto lleno de oportunidades, descontrol y vacío, al punto que permite los más variados métodos de corrupción, y si el Estado es ineficiente, incapaz e insuficiente para investigar y castigar a los corruptos, ¿por qué creemos que por voluntad de un gobernante y algunos colaboradores bien intencionados la corrupción se terminará?

** ¿Y quién puede asegurar que el actual gobierno quiere combatir la corrupción de Estado? Quizás no desea más que deshacerse de los competidores en esta olimpiada del revoleo de bolsas.

En julio vuelve Lanata a la televisión y todos aquellos que lo odiaron quizás comiencen a amarlo, porque piensa hablar del presente y no hacer una televisión “Volver” denunciando a los que son inocultablemente chorros, porque eso ya no sorprende a la teleaudiencia.

El Gordo promete buscar corrupción entre el espartillal del presente y no en los alfalfares de ayer.

** Si se ocupara del presente y no del pasado, a Casanello ya no lo podrá llamar “Tortuga”. Actualmente es liebre, o más probablemente zorro. Denunciado por Lázaro a raíz de sus reuniones con Cristina K para acordar las pautas del juicio por el caso de corrupción más escandaloso de la historia, Casanello podría ser apartado de la causa.

Y el gran pueblo argentino salud ¿cuál de los dos males preferirá? ¿Qué Liebre Casanello continúe a cargo de la causa y salve a la Reina; o sea apartado para que el juez reemplazante se tome dos años solo para leer la pilonera de expedientes que se amontonaron en cuatro años? ¿O quizás solo quiera que se pare la inflación y se equiparen los salarios?

La vida nunca fue monocolor              

** El contrapeso nuestro de cada día lo sentimos al apagar el televisor. Nos acordamos de las facturas de luz y gas, de la caída de Brasil que puede pegarle muy duro a Sojamarca, y que la espiral inflacionaria ya se comió la diferencia que hizo la cotización del dólar en diciembre.

Desde esa perspectiva toda la información sobre el malandraje procesado se nos vuelve un paso de comedia.

** Después de todo las tortugas y las liebres se tomarán diez o más años para emitir un fallo final en cada caso, y nosotros, que necesitamos vivir hoy, tenemos las bóvedas vacías, guardando en ellas los muertos que las monjitas de General Rodríguez aún esperan sepultar.

** Por ahora estamos de show, pero veremos quién escribe el epílogo, o cuántos de los protagonistas se irán por varios años al camarín cuando caiga el telón. No solo hay que mostrar los bienes mal habidos; la justicia tiene que de-mostrar que lo son, que hubo delito. A menos que; como propuso El Mangrullo hace un par de semanas cuando nadie lo mencionaba aún; se aplique la ley que invierte la carga de la prueba (Ley Illía) y que sean los padres de Enrique Cimiento Ilícito quienes tengan que probar el origen de sus fortunas.

** Por ahora el show de la hipercorrupción revolucionaria compite palmo a palmo con Tinelli y Moisés, y algunos días con el Fútbol continental, pero todo pasa. Todo pasa, pero mientras dura reparte premios y castigos. Al gobierno anterior no le conviene el esfuerzo que hizo José López para hacernos olvidar del Fiscal Nissman, porque sobreactuó. Solo les sirve tanto a los Macri como a los Boudou, que lleva tanto tiempo suelto que ya nos gustaría perdonarle la condena.

Herencias de un tío lejano                    

** A continuación voy a entrecomillar una frase que nos resultará familiar a muchos, porque en alguna parte la hemos escuchado, o por ahí dijimos algo parecido:

-- “Mirá, si con toda la riqueza que algunos ex del gobierno tienen a la vista, con propiedades que figuran en los registros públicos a nombre de ellos o de familiares, que no me digan que no los pueden meter presos”.

Es difícil comprender la complejidad de un sistema judicial. Por eso, y porque algo de verdad hay en la afirmación, se dice que los jueces son cómplices, inoperantes, o la burocracia les ata las manos”.

** Es cierto que todos o casi todos conocemos a funcionarios de cualquier nivel que son ostensiblemente más ricos que cuando entraron, o son repentinamente ricos, pero no es tan sencillo acusarlos. La justicia debe encontrar pruebas de que eso es mal habido.

Habría que invertir la carga de la prueba. Señora y señor araña, vengan a tribunales a mostrar cuántas patas tienen para haber hecho tanta tela.

** Pero después de todo… ¿quién o quiénes dictan las leyes sino los mismos que luego podrían ser juzgados con ellas?

De ese árbol no has de comer             

** A los estafadores de la fe pública se los procesa (con suerte) a los 65 años. A fuerza de chicanas, apelaciones, casaciones, anulaciones, etc., el juicio termina cuando tienen cerca de 80 y ya no pueden ir en cana. Así estamos. Dicen que es para darle las mayores garantías posibles al que es juzgado.

** En materia jurídica existe la llamada “doctrina de los frutos del árbol envenenado”, que hace referencia a las pruebas de un delito que fueron obtenidas de manera ilícita, las cuales impedirán posteriormente, en el proceso judicial, ser utilizadas en contra de cualquier persona, por estar viciadas, y por lo tanto son nulas.

Un policía comete un error de procedimiento al obtener una prueba que se agrega a la causa; el abogado defensor la objeta por hallarla viciada de nulidad; el juez le da la razón a este último. La causa se anula y el encausado esperará en libertad.

** Vamos de nuevo por si no quedó claro. La causa tiene quizás muchas pruebas legalmente obtenidas, pero si se demuestra que una de las pruebas fue aportada sin respetarse la legalidad, invalida también a las anteriores. La causa cae. Empieza de cero.

Se pretende con ello evitar que algún inocente sea condenado con pruebas que pudieron haber sido fabricadas.

** Imaginemos que me encuentro con Julio De Vido en el vestuario del club donde jugamos a algo, y le robo el celular para entregárselo al juez como prueba de llamadas que realizó o mensajes que intercambió. Si el juez acepta el celular como prueba y encuentra en él mensajes que lo incriminan a De Vido, su abogado pedirá que se anule la causa, aunque ésta tenga algunos años de investigación y un expediente de diez mil fojas. Hay un fruto envenenado, por lo que se considera que el árbol también lo está, se lo corta de raíz y se planta uno nuevo.

** Pero… ¿de qué estamos hablando? Mañana juega una final la Selección de Fútbol y nosotros hablando de causas perdidas. Esa será una ganada. Esa es nuestra fe y seguramente la tuya. ¡Vamos Argentina!


Lo más leído Ver todas









quienes somos        contacto        publicitar        mapa del sitio

Crespo, Entre Ríos, Argentina
Copyright 2011 - Derechos reservados

noticias   policiales  |  sociales  |  política  |  crespo  |  región  |  deportes
ediciones   resúmen semanal  |  edición victoria-nogoyá
secciones   editorial  |  mangrullo  |  campo nuestro  |  nosotras
otros   clasificados  |  agenda de eventos