más    
 
Jueves 30 de Julio
Edición:
GLOBAL

Cambiar
Paralelo32.com.ar | El semanario de la región
Entre Ríos, Argentina
        Seguinos
 
Mangrullo

27 de Julio de 2015

Mangrullo 25 julio 2015

Por Egidio Luis Jacobi


  Compartir        Imprimir       Enviar Tamaño de letra    


Con el asombro por el piso    

** ¿Qué es el asombro? Para preguntarlo con más intensidad: ¿Qué carajo es el asombro? Es hora de preguntárnoslo, cuando tanta gente afirma haberlo perdido a fuerza de ser superada, desbordada, por situaciones, hallazgos, descubrimientos… jamás imaginados. Resumiendo: nunca pensé que esto podría ocurrir, cuando ocurrió, me asombró. Y si ocurren cosas peores de ese mismo origen y repetidamente, fatigan mi capacidad o mis ganas de asombrarme.

** Un día nos dicen que el hombre halló la forma de clonar (reproducir tal cual) a otro ser humano; o que le basta una célula de un dinosaurio extinguido hace millones de años para crear uno igual al que portó esa microscópica célula, vivito y coleando. A partir de entonces, ya no causará asombro que se diga, por ejemplo, que el hombre halló la forma de devolverles la visión a los ciegos de nacimiento.

** Después de la oveja Dolly, a nadie asombraría si los científicos crearan una oveja que produzca lana verde. Cuando la NASA ha sobrevolado o depositado sondas en casi todos los planetas del sistema solar, no nos asombra que lo haga en Plutón, porque solo era cuestión de tiempo. Después de haber hecho uso de la cadena nacional 130 veces, que suman 4.940 minutos de aire, y haber atacado cada vez a la oposición o los medios periodísticos no oficiales, no asombraría a nadie escuchar a la Presidente Cristina pegándole a Macri, que hoy parece haber reemplazado a Clarín en el centro del blanco. Si algún presidente argentino anterior hubiese hecho eso alguna vez por cadena nacional habría causado asombro, porque eso no ocurría ni era legal ni ético.

** ¿Qué es y cómo funciona la tan mentada “capacidad de asombro”? Buscamos el concepto simple del barrio, no el filosófico, porque la filosofía no admite simplificaciones ni tiene una sola respuesta. Solo basta pensar que Platón, en su diálogo con Timeo, ya se hacía aquella pregunta y desde entonces hasta hoy se han escrito toneladas de textos al respecto. Olvidemos eso y volvamos al barrio.

** ¿Qué es y cómo puede colmarse? Porque si hablamos de capacidad de asombro tiene que haber un recipiente que le pone límites, donde unos tienen más y otros menos. Según la conclusión del Sapo Aldope, un desocupado voluntario que siempre vivió a la vuelta de mi casa, se trata de la cavidad interior del escroto masculino, que es limitada. De ahí que algunos prefieren decir que tienen los asombros llenos y por el piso.

Es un error conceptual. Cuando eso pasa es porque ese contenedor se llenó de impaciencia, no de asombro. Se acabó la paciencia, llegó el hartazgo. Algo así. Las tiene por el piso. Lo que es más difícil de entender es cuando escuchamos esa frase de una mujer. Pero bueno, es una muletilla y ellas también se hartan, como cualquiera.

¡Qué lo tiró!                

** En definitiva, el asombro es una especie de ¡Eureka! ¡Recórcholis!, un descubrimiento de algo que no está en el mundo que nos imaginamos. Pero cuidado, sin la capacidad de asombro la vida sería solo una repetición aburrida y predecible.

Asombro es: “Cuando algo nuevo y singular se nos presenta y la memoria no puede recuperar una imagen en todo su archivo que se asemeje a esta extraña aparición”. ¡Qué definición fantástica en solo veintisiete palabras!  Pertenece (lo entrecomillado) al padre de la economía, Adam Smith, que no era solo economista sino un gran pensador.

** Un niño se asombra cuando ve por primera vez a una gallina poniendo un huevo, o descubre que con un lápiz entre los dedos su mano puede dejar huellas o modificar un color. Cuando es un poco más grande y se familiariza con la PC, el Smart, la PlayStation, y las miles de aplicaciones que convierten su mundo en mágico y sin imposibles, quizás deje de asombrarse ante cada nuevo hallazgo. Cuando alguien cree que todo es posible y ya existe, ¿de qué se asombrará?

(El quizás va porque también en esto tenemos dudas y seguramente los pedagogos y psicólogos sabrán definir mejor qué sucede en el ciberespacio que es su mundo durante horas).

Nunca se acabará                   

** A pesar de lo que se diga, vivimos en un mundo que nos da razones para el asombro sin tregua. Por estos días nos asombró saber que no todas las lunas son redondas ni son de miel. La sonda New Horizons anduvo merodeando por Plutón y tomó fotografías de sus lunas Nix e Hydra, de formas totalmente irregulares. Dos toscones dando vueltas con total abulia alrededor de un planeta menor en el que ni siquiera reinan el bien y el mal luchando por prevalecer. Que eso es lo que hace entretenido al planeta Tierra.

** Otro motivo para el asombro es que la Nuevos Horizontes (pongámoslo en castellano) tardó en llegar desde la Tierra al último planeta del sistema solar, mucho menos de lo que la justicia argentina tarda en dictar sentencia para algunos ladrones famosos. Desde Houston a Plutón se necesitaron 9 años. Solo por comparar uno; lleva 16 años la causa judicial más antigua de Carlos Saúl, emperador de Anillaco. Tiempo suficiente para ir hasta el suburbio de nuestro Sistema Solar y volver. Otra: cuando un juez abrió la primera de las 30 causas que tiene por corrupción el laburante repentinamente devenido en millonario Ricardo Jaime, él sabía muy bien que podía hacerse un viajecito hasta Plutón antes de recibir una sentencia (y guita tiene para pagar el pasaje).

** También nos asombró ese acueducto de 44 kilómetros en México, esa maravilla ahora declarada Patrimonio de la Humanidad. Se unieron para hacerlo, cuarenta y cuatro pueblos originarios de aquellas tierras. Es una obra increíble realizada entre 1545 y 1562, pero lo asombroso es que a 450 años de entonces todavía siga en pie. Una pena que los “descubridores de América” hayan aplastado a esos pueblos. Los necesitaríamos hoy para asfaltar nuestras rutas, que no duran más de diez años, o para construir algunas de ellas en menor tiempo.

Por no tener a los aztecas                  

** Doce años se tardó en repavimentar la ruta 6, inaugurada por tramos -como nuestra autopista 14-. Su último tramo fue inaugurado esta semana por la Presidente de la Nación, en Cañuelas. Fue iniciada en 2003 y se construyeron 15 km. por año. Cada dos tramos un corte de cintas.

Del Hospital Bicentenario de Gualeguaychú se inauguró en 2011 la fachada (algo insólito) que enfocó la cámara durante la teleconferencia con Cristina, y debía terminarse para 2013. Todavía espera y hay anuncios para fines del presente año.

** El megaestadio de La Pampa sigue inconcluso tras iniciarse en 2005, prometer que sería inaugurado en 2007, y haber insumido algunos centenares de millones de pesos. Bueno, por lo menos de éste algo ya está construido, en Entre Ríos seguimos con el terreno pelado. Pero si la New Horizons hubiese estado tripulada por astronautas pampeanos, a su regreso se asombrarían de ver el estadio gigante parecido a como lo vieron al partir.

** A Aerolíneas Argentinas se le armó tal emboyeré por haber vendido mucho más pasajes que asientos disponibles, que la empresa estatal suspendió durante varios días la venta de los mismos. No hubo pasajes hasta que pudieron volar todos los que ya tenían el papelito numerado pero no un asiento con ese número. Aquí lo único que asombra es que Mariano Recalde no le haya echado la culpa a alguien de la opo o la corpo.

El asombro de nunca acabar  

** Días pasados la Presidente de la Nación anunció el plan Qunita (por cadena nacional, obviamente). Son kits para bebés que reciben mujeres embarazadas. No causa asombro porque ya hay un plan para cada necesidad de la gente humilde. Después se supo, por la denuncia penal de la legisladora Graciela Ocaña, que el negocio fue adjudicado a Fasano SRL por 903 millones de pesos, el 82.27% de los 1.097.259.250 de pesos que involucra el acuerdo total, y un 15.000.000% más que los 6 mil pesos que facturó el año pasado esa empresa. A esta altura de las noticias cotidianas, esto tampoco puede asombrar a nadie.

** Por si no queda claro porque hay mucho número. La “empresa” tenía movimientos por 500 mangos mensuales (muchísimo menos de lo que gana un cartonero porteño cada mes), pero al parecer tenía méritos suficientes para un negocio por el que facturará 900 millones de mangos.

En la presentación que hizo ante la Justicia, Ocaña advirtió además que se le adjudicó la fabricación de kits maternales “a cuatro empresas dedicadas a los negocios inmobiliarios (el restante 17,73% del negocio). Las únicas dos que se presentaron y que sí tenían que ver con esto, fueron descartadas”.

¿Por qué no nos asombra?

** Nos asombramos en función por cosas que aprendemos, descubrimos, o de aquella actualidad que nos llega a través de los medios. Quizás por eso nos asombró que Diego Maradona esté culpando nada menos que a su ex esposa Claudia Villafañe de haberle escamoteado 80 millones, mientras que muy pocos parecen conmovidos por otro Diego que fue noticia esta semana. Diego Funes, de 16 años, humilde, hijo de padre cartonero, asesinado de un balazo por querer evitar que dos motochorros le robaran el celular a su novia.

** Este otro Diego era un joven “si si” (lo opuesto a los “ni ni”), porque trabajaba y estudiaba, era abanderado de su colegio. A nadie asombraría saber que aquellos que lo asesinaron solo por deporte no hacían otra cosa que fumar paco, robar y matar. Cuando estas cosas dejen de conmovernos, nuestra sociedad estará tocando fondo.

La anciana y su gallo 

** La anciana que vivía en una granja observó que su gallo cantaba siempre a la misma hora, minutos antes de comenzar el día; pensó entonces que era el canto de su gallo el que producía la salida del sol.

Los vecinos molestos por el canto, protestaron. La anciana decidió entonces irse a vivir a otro pueblo llevándose el gallo.

** La primera madrugada en su nuevo hogar fue igual que siempre: el gallo cantó y el sol comenzó a elevarse sobre el horizonte. Poco a poco la claridad invadió el lugar.

La mujer pensó: "Lo lamento por la gente del otro pueblo a quienes dejé a oscuras para siempre".

Le extrañó que nunca la hubieran llamado para que regresara.

** Hay gente, en la cumbre del poder o en el llano, que se cree imprescindible, y hay personas a las que nosotros creemos imprescindibles. Hasta que se van y nos damos cuenta que el sol que nos alumbra no depende de ellos.


Lo más leído Ver todas









quienes somos        contacto        publicitar        mapa del sitio

Crespo, Entre Ríos, Argentina
Copyright 2011 - Derechos reservados

noticias   policiales  |  sociales  |  política  |  crespo  |  región  |  deportes
ediciones   resúmen semanal  |  edición victoria-nogoyá
secciones   editorial  |  mangrullo  |  campo nuestro  |  nosotras
otros   clasificados  |  agenda de eventos